¡Brecha de seguridad, ha sacado una foto en el Juzgado!

Hoy sobre las 9:30h he entrado al Juzgado, y tras superar el detector de metales me he encontrado de frente con un error de Windows (XP, si no me equivoco). Una de las pantallas que muestra los señalamientos del día y si van o no con retraso (pantalla que nunca miro) ha debido de fallar, y muestra el mensaje de error que puede apreciarse en la foto que ilustra este texto. Como iba con tiempo, ni corto ni perezoso (entre otras cosas porque tengo una altura ligeramente superior a la media y venía con el primer café de la mañana ya puesto), he sacado mi móvil chino y he sacado una foto, para mi anecdotario personal. Sigue leyendo

Declaración por videoconferencia gracias a mi móvil chino

Esta mañana he tenido un juicio (del que he salido muy satisfecho, no todo en el Juzgado van a ser malos tragos) en el que estaba prevista una declaración por videoconferencia de una persona que no podía acudir a la vista por estar ingresada en un centro médico. Hace poco hablamos de las limitaciones del sistema de grabación de vistas, pero aquella anécdota se queda en nada en comparación con la de hoy. Sigue leyendo

Me río yo del abogaducho ése y de ti

Una cliente me acaba de mandar un mensaje de audio que le ha mandado su expareja por Whatsapp, en el que entre otras cosas le dice, literalmente, “me río yo del abogaducho ése y de ti”. El abogaducho soy yo. La cliente está indignadísima, pese a que yo le he dicho por activa y por pasiva que no me ofende, que me han llamado cosas mucho peores, y recibir insultos y menosprecios es parte de mi trabajo. No diré que me agrada, pero puedo decir que no me afecta. Y no es la primera vez que un cliente me viene con el cuento, siempre con la misma actitud de indignación. Sigue leyendo

Tráigame un DVD grabable, nada de CD

El 20 de febrero tuve un juicio por delito leve (lo que antes era juicio de faltas), y esta semana se nos ha notificado la Sentencia, por la que se condena a mi cliente al pago de una multa y el abono de ciertos buying Tramadol in US daños materiales. Uno de los motivos por los que Su Señoría considera acreditados los hechos es que mi cliente supuestamente reconoció estar allí en aquel momento, cosa que no es cierta, porque lo negó de manera clara y sin matices. Así que vamos a recurrir. Sigue leyendo

Si de violencia machista se trata, cuidado con pisar callos

Miedo me da decir nada en público sobre la violencia de género. Ya cometí un desliz hace casi un año, y terminé dando explicaciones que no tenía pensado dar. Yo que en esto no me quería significar públicamente… Hay que andar con pies de plomo para no molestar a nadie, la denunciante, el denunciado, y en este caso que traigo hoy, además, a los colegas (en el sentido profesional del término). Sigue leyendo

La venia y los honorarios del abogado de oficio

Seguro que habéis oído en más de una ocasión la palabra venia, en películas de temática judicial. El significado que todos conoceréis es el de solicitar “permiso” a Su Señoría para hablar en juicio, pero uno de mayor importancia, que supone más que una simple norma de cortesía, es la petición de venia entre abogados cuando el cliente decide cambiar uno por otro. Sigue leyendo

Mañana salimos a por todas / Hoy nos damos contra un muro

El sábado acudía con mi mujer y mi hija a una cita con mi hermana y su familia en la Parte Vieja donostiarra, cuando nos cruzamos con un cliente y su actual pareja. Nos saludamos, intercambiamos algunas palabras, y continuamos cada uno su camino. Le comenté a mi mujer que tenía juicio con él este jueves (es decir, mañana), y me dijo “este chico es majísimo, tienes que ayudarle”. En ello estoy, volcadísimo. Sigue leyendo

Más tiempo pendiente del teléfono que trabajando

Mañana martes tenemos un juicio penal, en el que tenemos todas las de perder. Todas las pruebas apuntan a que mi cliente es culpable, y ni el mejor de los abogados conseguiría una pena suficientemente pequeña. Por lo general, cuando la absolución es imposible (como en este caso), el objetivo es mantener la pena por debajo del umbral de los dos años de prisión, ya que si se trata del primer delito cometido por el cliente, es razonable esperar que se le conceda la suspensión de la ejecución de la pena (art. 80 CP), y luego ya sólo es cuestión de que el cliente se porte bien para evitar el ingreso en prisión. Podríamos mantenernos por debajo de este umbral, ya que el Ministerio Fiscal pide en total 21 meses de prisión y 30 días de localización permanente (LP), y la acusación particular tan solo 3 meses más de prisión. Aún declarándonos culpables sin negociación alguna podríamos evitar el ingreso en prisión. Sigue leyendo