Cuando los militares hablan

Estaba yo escuchando música de la buena mientras navegaba a la deriva de güeb en güeb, cuando me he acordado: “¡Anda, si hoy era el referéndum por el estatuto catalán, vamos a ver cómo ha salido la cosa!” Son cerca de las diez de la noche, y por lo que me ha parecido oír este mediodía en las noticias, esperaban tener los resultados para las diez o las once. Generalmente me suelo informar por medio de la radio, pero no me apetece parar la música; jo, que son los Scorpions… Mi otra fuente de información política suele ser Barrapunto, porque ya se sabe, en este portal sobre tecnología la información que interesa es la que es, y siempre es más divertido leer opiniones en Barrapunto que tragar información aparentemente neutral y aséptica en un diario serio. Pero todavía no veo que nadie se ponga a anunciar resultados. Así que he decidido buscar otras fuentes de información.

¿Y por dónde empiezo? Me falta experiencia en esto, no es el tipo de información que suelo buscar. ¿Google? Venga, acudamos a Google, por qué no. La primera noticia que aparece, cómo no, es sobre el referéndum. Ahora aparece como primera fuente Reuters.com, hace unos minutos aparecía ABC.es, y en mi primera consulta aparecía Elpaís.es, así que ésa ha sido la primera web que he visitado. Allí dicen que los catalanes han apoyado mayoritariamente el nuevo estatuto, aunque también es cierto que la participación no ha llegado ni al 50%. Normal, el desencanto con la clase política y el calor es lo que tienen, que no animan a ir a votar.

En fin, que aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, ya que estaba ahí, me he pasado por la portada de El País, y además de echar un ojo a la sección de humor gráfico (bastante flojo, por cierto; siento tener que decir que ni Forges ha estado a la altura), me he encontrado con la siguiente noticia: El ex jefe del Ejército matiza sus declaraciones sobre los riesgos para la unidad de España. Al leer el titular creía que se refería al general Mena, y he pensado “a buenas horas se desdice este buen hombre”, pensando que la aprobación definitiva del estatuto le había hecho recapacitar. Pues no, no ha sido este señor, sino otro que también viste de verde, un tal Alfonso Pardo de Santayana.

Resulta que en un brindis en un acto público dijo algo así como “en un momento en que algunos creen que la unidad de España está en peligro, voy a brindar por el Rey, jefe del Estado español y de los ejércitos, como garante de esa unidad”. Tampoco está del todo claro que lo dijera de esa manera, él mismo recuerda haber dicho “ahora que hay algunos que ponen en duda la unidad de España es importante expresar nuestra lealtad al Rey como Jefe de las Fuerzas Armadas y del Estado”. Además explica que “en el momento en el que hice brindis no estaba pensando ni en el Gobierno ni en el Estatuto de Cataluña porque no tenía ninguna intencionalidad política. El Ejército es el Ejército de todos y siento que una mala interpretación haya causado un problema”.

Y ala, ya está el pifostio montao, ya está todo cristo haciendo declaraciones en tal o cual sentido, indignándose y todo eso. Y yo, don Nadie García, no voy a ser menos.

Supongo que tendré que empezar posicionándome, diciendo que los ejércitos no me caen nada bien, y mucho menos su jerarquía; y qué voy a decir de la institución monárquica, algo totalmente anacrónico no ya para el siglo XXI, sino para el propio siglo XX que hace un lustro que abandonamos. Y sobre la unidad de la patria lo único que puedo decir es que no me quita el sueño precisamente, que el lío de las naciones, nacionalidades, comunidades nacionales y demás chorrapijadillas me parece una pérdida de tiempo de nivel estratosférico, y no creo que haya nada intocable que cuatro salvapatrias tengan que defender.

Y sin embargo, a mí estas declaraciones no me parecen algo preocupante, nada que ver con el discurso del señor Mena. Es más, en vez de preocupantes me parecen tranquilizadoras, sobre todo la segunda versión. Fijaos que dice que hay quienes ponen en duda la unidad de España, no dice que nadie la amenace. Esto puede entenderse como que hay perros separatistas que dicen que España no es Una, o puede interpretarse como que hay gente que cree que España se rompe. Vamos, que bien puede estar refiriéndose al PP con esas palabras, y les está recriminando ser demasiado alarmistas. Y luego va y brinda por Juan Carlos. ¿Por qué brinda por Juan Carlos, y no, por ejemplo, por la Constitución? Claramente está diciendo a su tropa ojito, que aquí hay una jerarquía, y en la punta de la pirámide está el Rey. Parece que quisiera dar a entender que el ejército no puede hacer nada sin que lo ordene el monarca (no puede decidir defender la Constitución motu proprio). Está utilizando el típico recurso al jefe, como cuando en el curro los compañeros (o un cliente) te piden que hagas algo que no te apetece, y respondes “si por mi fuera lo haría, pero es que a mis jefes no les va a hacer gracia; es que no depende de mí”.

Este señor está diciendo “quietos paraos, que España no está en peligro”. Y por si alguno siente ganas de contradecirle, advierte, “que no es que yo lo diga, es que quien manda está de acuerdo”. No olvidemos el papel de Juan Carlos en el 23-F. Mal que me pese como “republicano”, ese cabrón nos salvó el culo (aunque hay quien dice que fue todo un paripé montado por él mismo para echar por tierra otro golpe de estado que era real, y de paso afianzar su posición, pero bueno, no me meteré en esos fregaos). Y ahora este señor lo utiliza como parapeto para bajar los humos a su ejército.

¿Es así o me lo parece?

Post-edición: No me he molestado en consultar otras fuentes para conocer otros puntos de vista. Es lo que tiene la vagancia crónica. Se agradecerán aportaciones en ese sentido. Si no os importa, las iré listando aquí según vayan saliendo:

Como de costumbre, cada cual cuenta la feria según le fue.

Publicado en Barrapunto