La SGAE, sus abogados y la Wikipedia

Aburrido de no hacer nada a la espera de que refresque un poco, me he conectado al mesenyer para ver si había alguien. Dos personas nada más. Iba a saludarles y entablar una conversación, pero entonces me he dado cuenta de que tampoco tengo nada que contar (hoy estoy de un aburrido que espanta), y paso de iniciar una de esas conversaciones de «hola – qué tal – mucho calor hoy – bueno, me tengo que ir – hasta otra – cuídate», así que he preferido esperar un rato (a lo mejor ellos sí que tenían algo que contar), y luego he cerrado. Pero antes de cerrar me he fijado en el «nick» de uno de mis contactos, que suele utilizar para lanzar mensajes de todo tipo al cyber-mundo. Hoy rezaba algo así como «todos somos Julio Alonso», y luego decía no-sé-qué de la SGAE.

Sigue leyendo