Dos más dos es cinco

Comisario: A ver, camaradas, ¿cuánto son dos y dos?
Dumitru: Esto… ¿cómo dice, camarada comisario?
Comisario: ¡Que cuánto son dos y dos!
Ioan: Dos y dos son cuatro, camarada comisario, el camarada Dumitru quería decir que son cuatro.
Comisario: Muy bien, camarada Ioan. Pero, ¿y si el Partido dice que son cinco?

Dumitru: No puede ser, el Partido debe de haberse equivocado. Será una errata.
Comisario: ¡El Partido nunca se equivoca, camarada Dumitru! ¡NUNCA!
Ioan: ¡Dos y dos son cinco, camarada comisario! ¡Si el Partido dice que son cinco, es que son cinco!
Dumitru: Pero vamos a ver… ¿cómo van a ser cinco dos más dos?
Ioan: Lo es, si lo dice el Partido.
Dumitru: Pero eso no puede ser…
Comisario: ¿Acaso osa contradecir al Partido?
Dumitru: No, si no es que yo no esté de acuerdo… pero es que por lógica…
Comisario: ¡¡La lógica que usted debe utilizar es la lógica del Partido, y punto!!
Dumitru: Vale, bien, sí, pero… si dos más dos es cinco… y dos más tres también es cinco… ¿quiere eso decir que dos es igual a tres?
Comisario: ¡…!
Dumitru: No sé, algo se me escapa…
Ioan: Vamos a ver, Dumitru, si dos más dos es cinco, eso quiere decir que dos más tres es seis. No tiene sentido que dos sea igual a tres.
Comisario: ¡Excelente, caramada Ioan! ¡El Partido necesita a gente como usted!
Dumitru: O sea, que nos saltamos el cuatro.
Ioan: Eso es.
Dumitru: Y el cuatro ya no hace falta para nada.
Ioan: Exacto.
Dumitru: ¿Pasaremos a contar en base nueve, entonces, camarada comisario?
Comisario: Esto… ehmm… psssss…
Ioan: Si me permite, camarada comisario, yo le contestaré: sí, contaremos en base nueve.
Dumitru: Entonces, yo no tengo 24 años, sino 26.
Ioan: Así es.
Dumitru: Y los huevos ya no irán por docenas, sino de 13 en 13.
Ioan: Correcto.
Dumitru: Entonces, ¿quiere eso decir que el año de la Revolución no fue el año que nos enseñaron nuestros profesores, sino el 2560?
Ioan: En efecto.
Comisario: ¡¡Cóoomo!! ¡¿Osan contradecir las enseñanzas de los centros de adiestramiento ciudadano?!
Ioan: No, no, no, camarada comisario, por supuesto que no, sólo es que…
Dumitru: Verá, camarada comisario, sólo estamos siguiendo las nuevas enseñanzas del Partido que usted nos ha indicado.
Comisario: ¡Dos más dos son cinco, la Revolución fue en el 1917, y ustedes son unos traidores a la Madre Patria y al Partido¡
Dumitru: Camarada comisario, nosotros sólo seguimos la lógica… nos gustaría creer todo lo que dicen, pero hay que reconocer que hay algunas lagunas en su sistema…
Ioan: Bueno, quizás no deberíamos descartar el sistema decimal para abrazar un sistema nonadecimal… quizás bastaría con retocar el sistema decimal.
Comisario: ¡¡Explíquese ahora mismo, si no quiere que les someta a ambos a un consejo de guerra!!
Ioan: Bueno, si dos más dos es cinco… dos más tres puede ser cuatro.
Dumitru: Camarada Ioan, eso no tiene ni pies ni cabeza. ¡Eso implicaría admitir que cuatro es mayor que cinco!
Ioan: Precisamente.
Dumitru: ¿…?
Ioan: Sólo hay que reordenar los números, trucando el cuatro y el cinco: 0, 1, 2, 3, 5, 4, 6, 7, 8, 9
Dumitru: Entonces, dos más dos sí sería cinco.
Ioan: En efecto.
Dumitru: Y dos más tres será cuatro.
Ioan: Exacto.
Dumitru: Y los huevos se volverán a vender por docenas.
Ioan: Veo que lo has entendido.
Dumitru: Y la Revolución volverá al año 1917.
Ioan: Como siempre ha sido.
Dumitru: Y ya no tengo ni 24 ni 26 años, sino 25.
Ioan: Felicidades.
Dumitru: Y no vencimos a los alemanes en el 45, sino en el 54.
Ioan: Brindo por ello.
Comisario: ¡¡Camaradas, la Madre Patria está orgullosa de ustedes!!