Juancarlista por un día

Me voy a permitir el lujo de hacer un paréntesis en mi convicción republicana, para declarar públicamente que hoy (y sólo hoy) seré juancarlista.

Magistral la intervención de Juan Carlos en la Cumbre Iberoamericana celebrada en Chile, cuando Zapatero intentaba argumentar su crítica a Chávez por haber éste llamado “fascista” a Aznar, Chávez pretendía arrollar a Zapatero con su habitual verborrea demagógica, y Juan Carlos intercede por Zapatero, “¿por qué no te callas?” (vídeo). ¡Ole, ole, y ole! Es lo que tiene la edad, que te despoja del lastre de la vergüenza, y te permite decir al pan pan, al vino vino, y a Chávez bocazas.

Por cierto, es curioso que tenga que ser Zapatero quien defienda el honor de Aznar. Y hoy no es 28 de diciembre. ¡Festival del humor!

Publicado en Barrapunto

3 pensamientos en “Juancarlista por un día

  1. básicamente
    me da pena encontrar que alguien inteligente e interesante
    (entré a tu blog para leer lo del xorg.conf para el samsung
    y me quedé leyendo otras cosas) esté tan convencido de que
    el colonialismo sigue vigente.
    así como aznar no tenía derecho a apoyar el golpe contra chavez
    (de eso estaban hablando y no de verborrea demagógica) el rey
    de ustedes (porque solo es rey para los españoles, no del resto
    del mundo y menos de latinoamérica) no tenía derecho ni a ofenderse
    (porque lo que decia chavez era cierto, la españa de aznar había
    conspirado contra su gobierno, que era legítimo, más allá que a
    vos no te guste o puedas pensar que es demagógico. cada país tiene
    el derecho de tener el régimen de gobierno que le parezca mejor,
    como ustedes tienen una monarquía, y más allá de que a mi me parezca
    ridículo tener un rey, no puedo insultarlo solo porque no me gusta)
    ni a ofenderlo como lo hizo. no lo puso en su lugar. solo habló desde
    que se cree superior a un “casi-indio” que si lo estaba poniendo en
    su lugar. y eso es tambien lo que te molestó a vos.
    no lo digo por defender a chavez, con el cual no tengo ninguna relacion.
    ni siquiera soy venezolano.
    pero no puede ser que hoy
    casi 200 años después de las guerras de independecia
    sigan pensando que aún somos sus colonias.

    desde argentina
    un abrazo

  2. Bienvenido, Mingo.

    Entiendo el motivo de tu mensaje, pero creo que has malinterpretado el texto.

    Sobre el colonialismo, ni he dicho ni he insinuado en ningún momento que el colonialismo siga vigente, y por supuesto, ni he dicho ni he insinuado que en su día el colonialismo fuera algo digno de elogio, o siquiera justificable o perdonable. De hecho, te lo digo sinceramente, no sé qué pintan los representantes españoles en ese tipo de eventos, y me parece tristísimo que muchos latinoamericanos se refieran a España como “la madre patria”, como si España hubiera sido alguna suerte de madre amable, cuando lo cierto es que históricamente se ha dedicado a expoliar, y a día de hoy si España presta alguna atención a Latinoamérica es por puro egoísmo, porque es un mercado muy tentador. Y más triste aún es que los países latinoamericanos le sigan el juego a España.

    Sobre Juan Carlos de Borbón, sé perfectamente que no es rey ni del mundo ni de Latinoamérica. Por desgracia, sé que sí es rey en España. Y digo “por desgracia” porque, tal y como digo en mi texto al declararme “republicano”, estoy convencido de que la monarquía es (dicho suavemente) algo que sobra. A ti te parece ridículo tener un rey a estas alturas de la película, y a mí me parece escandalosamente vergonzoso.

    No he criticado el régimen político de Venezuela, ni he puesto en ningún momento en tela de juicio la legitimidad democrática de Chávez, que pese a quien pese, está ahí porque los venezolanos lo han puesto. Yo no he tenido la suerte de poder votar para decidir si Juan Carlos debería representarnos, porque resulta que nací unos años después del plebiscito en el que se ratificó su puesto, y parece que no hay intención de volverlo a someter a consulta. Pero que Chávez goce de legitimidad democrática no lo hace inmune a críticas, y estoy convencido de que el hecho de que yo no sea venezolano no me inhabilita para criticarlo. De la misma manera que estoy legitimado para criticar a Bush, a Putin o a Sarkozy. Y por supuesto, creo que tú estás legitimado para criticar a Zapatero y a Juan Carlos si lo crees conveniente.

    Digo que Chávez es un demagogo y es un bocazas porque cada vez que veo una intervención pública suya ésa es la impresión que me da. Se dedica a desviar la atención de la gente hacia temas “sensibles”, utilizando esos temas como cortina de humo para que no se fijen en otros temas tanto o más importantes. Da igual las barbaridades que cometa Chávez, porque el pueblo sabe que es el azote del colonialismo yanki, y ahora también del colonialismo español.

    Curiosamente el PP, partido del que Aznar fuera líder, también es muy dado a ese modo de hacer política. Le encanta sacar temas que no vienen a cuento, y en debates sobre (por ejemplo) presupuestos te saca el tema del terrorismo, no porque crea que sea el momento para debatir el tema del terrorismo, sino porque es el modo más fácil para cargarse un debate, y encima le sirve para quedar bien delante de sus votantes, que pensarán que el PP es un partido muy preocupado por el terrorismo.

    Seguramente lo que dijo Chávez eran verdades como puños, pero que sea verdad no es suficiente, además tiene que ser pertinente, tiene que venir a cuento. Quien estaba delante de él no era Aznar, sino Zapatero, el líder del partido rival del de Aznar, líder de un partido que cuando estaba en la oposición criticó la actitud del gobierno de Aznar durante el intento de golpe de Estado contra Chávez. Como comprenderás, no tiene demasiado sentido reprocharle de esa manera las actuaciones de Aznar a Zapatero. Y si uno pretende reunirse para debatir lo que sea, lo que no puede hacer es ponerse a desbarrar, calificando de fascista a alguien que ni siquiera está. Y el colmo del despropósito es cuando después de despacharse él a gusto, le ceden el turno de palabra a Zapatero, y Chávez no le deja hablar. Ahí es donde Chávez demuestra su estilo barriobajero, su poca altura política. Y lo peor de todo es que a Chávez no le interesaba debatir el tema, no esperaba que nadie le reconociera nada. Sólo quería montar el numerito, exhibirse ante su público. Mostrarse como el azote del colonialismo español.

    Sobre la actuación de Juan Carlos de Borbón, el texto está escrito en tono burlón, porque lo cierto es que a día de hoy el personaje de Juan Carlos no es más que un títere que no puede provocar más que risas y burlas. Y la primera impresión que me causó el vídeo del incidente fue ésa, reírme a carcajadas, porque la situación es de lo más cómica. Es cómica porque se supone que quienes dirigen los países son gente seria y responsable, y te encuentras a un Chávez que es una caricatura de sí mismo, despotricando como una maruja verdulera y jugando al “habla mucho que no te escucho”, te encuentras a un Zapatero totalmente sorprendido por un alto dirigente político que no sabe guardar las formas y una moderadora que no sabe moderar, y en mitad de la situación salta a la palestra el bufón real, que se ha olvidado de dónde está, y se comporta como se comportaría mi tío, que es más burro que un arao. Pues no puedo evitarlo, me río ante la estampa, y no puedo tomármelo en serio, porque eso parece un patio de recreo.

    Por si no lo sabes, aquí la población se divide entre los que defienden a capa y espada la figura de Juan Carlos de Borbón porque lo consideran un gran mandatario, los que ni les va ni les viene, y los que consideramos que es un bufón, un títere que está ahí más por folclore que otra cosa, y simplemente sobra. No podemos tomarnos en serio las intervenciones de una persona que ocupa un puesto “de pega”. Sobre todo si actúa de esa manera ante alguien que tampoco da la más mínima muestra de seriedad.

    En resumen, que no me doy esos aires de “metropolitano” que por error me atribuyes, ni tengo nada en contra de las decisiones del pueblo venezolano, y por supuesto no considero justificable la actitud del gobierno de Aznar en el momento del golpe de Estado. Y la actuación de Juan Carlos de Borbón no la justifico, sólo me río de ella.

    Un saludo.

  3. bueno, sorpresas.
    la verdad, no entendí que te estabas riendo de juan carlos.
    parecía como que apoyabas a juan carlos “poniendo en su lugar” a chavez.
    vuelvo a leer el texto y sigo entendiendo lo mismo que al principio.
    pero tu respuesta es muy buena, por cierto.
    se me debe estar escapando la ironía.
    ahora,
    una aclaración
    es claro que chavez es un desubicado y ridículo,
    y saca temas para provocar.
    pero eso, en argentina ( y tal vez en otras partes de latinoamérica)
    tiene un sentido político, una tradición histórica.
    es un lugar común de los líderes “populares” (lo que los norteamericanos
    llaman “outsiders”, los que buscan atajos o no van por las vias comunes)
    el jugar con la desubicación y el ridículo como manera de “embarrar la cancha”,
    cambiar los ejes de discusión y descolocar a los políticos “establecidos”, que
    en condiciones normales tendrían ventaja (por ser los poderosos, los que
    dominan el sistema, etc.).
    no digo que sea cierto, ni lógico, pero si que es un “tema”, un código compartido.
    lo usa chavez, lo usa evo morales, hasta lo usó menem (para poner un conservador)
    antes de ser presidente.
    de hecho, tanto zapatero como juan carlos quedaron desconcertados
    frente a tanta “torpeza”.
    pero no es un tema gracioso ni ingenuo.
    se está jugando el poder en eso.
    y de quién tiene el poder, en latinoamérica,
    depende si hay pobres o directamente esclavos.
    no creo que sea un tema menor.

    saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge