Atrévete a abrir La Caja Negra

Nadando trabajosamente entre la masa musical de la meritoria mediocridad marcada por una generalizada carencia vocal, de improviso se abren las nubes, y un providencial haz de luz me descubre la existencia de una Caja Negra.

Invitándonos a abrirla, la voz de Tito juega con las estrofas como un vulgar Fito en Tierra de Nadie, y emula aquella oda a la rebeldía con sentimiento y teatralidad, recreándose en su propia voz. No perdáis la pista a esta banda madrileña que conjuga una música lograda con una voz que, sin ser un vozarrón, destaca sobre muchas otras bandas en las que el punto flaco se encuentra en las cuerdas vocales del solista.