Escalofriante cifra sobre malos tratos a embarazadas

Haciendo zapping como de costumbre para no perder la práctica, caigo en laSexta, donde entre otras noticias, hablan de la historia de un malnacido que ha sido condenado a quince años de prisión por maltratar y violar reiteradamente a su novia estando ésta embarazada. Menos mal que tengo costumbre de cenar tarde, si no en este momento estaría vomitando.

Aunque generalmente soy un ser insensible al que le importa un pimiento el sufrimiento ajeno, a veces, en un gesto que casi consideraría obsceno, me da por imaginarme por unos instantes lo que siente aquél que sufre, cómo de injusto es hacer la descripción de su desgracia en apenas tres o cuatro frases, por ser esto un burdo esbozo de una gran calamidad.

Y estando inmerso en esa extraña sensación cercana a la empatía, de repente un dato secuestra mi atención. La informadora de la gran boca dice sin inmutarse que “el 11% de las mujeres en estado sufren agresiones por parte de sus parejas” (no es cita literal de la noticia de TV, sino de la web). Parece que la desgracia es menor cuando desde la distancia puedes considerarla una mera anécdota, una anomalía estadística, por lo que me escandalizo aún más si cabe al conocer este dato. ¡El once por ciento, algo más de una de cada diez! Una de cada diez. ¿Os dais cuenta? En el grupo de preparación al parto de mi sobrina había nueve futuras criaturas más con sus correspondientes mamás, y lo que dice la estadística es que hay una gran probabilidad de que al menos haya una mujer maltratada en cada uno de esos grupos. En octavo de EGB éramos unos cuarenta chavales (chaval arriba, chaval abajo), es decir, que muy probablemente cuatro de nuestras madres fueron víctimas de maltrato durante el embarazo, o al menos lo serían hoy. Me resisto a creerlo.

La noticia no cita más fuente que un escueto “agencias”, no la encuentro en EFE, y en Europa Press hablan del malnacido condenado pero no del dato estadístico, así que me va a ser complicado contrastar el dato. Pero sigo resistiéndome a creerlo. Una de cada diez. ¡Una de cada diez! Encomendando mi alma corrupta a san Google, encuentro un documento de la OMS que dice:

El porcentaje de mujeres que alguna vez habían estado embarazadas y habían sido víctimas de violencia física durante al menos un embarazo superaba el 5% en 11 de los 15 entornos examinados. La cifra más baja se registró en Japón (1%) y la más alta en el entorno provincial de Perú (28%). Entre el 25% y el 50% de las mujeres que habían sufrido maltrato físico durante el embarazo había recibido patadas y puñetazos en el abdomen (Figura 12). En todos los entornos estudiados, salvo en uno, entre el 11% y el 44% de las mujeres que alguna vez habían estado embarazadas y habían sido víctimas de violencia declaró haberlo sido durante el embarazo, con la excepción de Japón, donde la cifra se situó en el 8%. En todos los entornos, más del 90% de las mujeres había sido víctima de violencia infligida por el padre biológico del hijo en gestación. En casi todos los casos, el padre biológico vivía con la mujer en el momento de la agresión.

El primer dato que he marcado con negrita es escalofriante: en 11 de 15 entornos (ver el gráfico) el porcentaje de mujeres maltratadas durante el embarazo supera el 5%. No obstante, el 11% citado en la noticia de laSexta “sólo” se alcanza o supera en cuatro de los países estudiados (Brasil, Tanzania, Bangladesh y Perú).

El segundo dato en negrita se parece al dato de la noticia. Habla de un 11%, y habla de mujeres maltratadas. Pero no es lo mismo decir “el 11% de las mujeres sufren maltratos durante el embarazo”, que decir “el 11% de las mujeres que han sido maltratadas y han estado embarazadas han recibido maltrato durante el embarazo”. Podemos entender que el conjunto de “mujeres” (laSexta) es bastante mayor que el conjunto de “mujeres que han sido maltratadas y han estado embarazadas” (la OMS), por lo que el 11% de un grupo y otro dará un resultado muy distinto. ¿Alguien me ayuda a encontrar otras fuentes de información con las que contrastar el dato de la noticia?

No es que podamos irnos a dormir tranquilos en el caso de que se confirmara el error informativo por parte de laSexta, porque aún no siendo tan salvajemente abultado, el porcentaje de mujeres maltratadas durante el embarazo ya es brutal e intolerable desde el momento en el que ocurre un solo caso. Pero convendría no alarmar demasiado al público con datos inflados, porque luego resulta que las desgracias reales hasta parecen menores al lado de estas estadísticas probablemente ficticias, y nos damos por satisfechos con bastante poco. Y en estos temas conviene ser exigente. Tolerancia cero.

3 pensamientos en “Escalofriante cifra sobre malos tratos a embarazadas

  1. Pingback: meneame.net

  2. hola necesito ayuda urgentemente que alguien me diga lo que puedo hacer,
    vivia con mis padres mientras mi marido buscaba vivienda por los alrededores cerca de mis padres por que estoy embarazada y estoy ya de casi ocho meses y mi marido no queria que estuviera sola pues mientras mi marido iva compaginando su trabajo de comercial que esta todo el dia viajando yo estaba tranquila en casa de mis padres hasta que un dia mi padre me dice que no me quiere mas en su casa y comenzamos a discutir y a mi me dan ataques de ansiedad lo que me provocan dolores abdominales y me comienzan a dar contracciones estando de seis meses cuando salgo del hospital mi marido consigue una casa pero me la tienen que preparar por que en ese momento no podia entrar a vivir y la situacion era cada vez mas insostenible y ya al dia de hoy estando ya de ocho meses ya estoy fuera de casa de mis padres y voy a visitar a mi madre que esta enferma su marido “mi supuesto padre” le llamo asi por clasificarlo de alguna manera me ha dado un guantazo que me ha tirado al suelo insultandome faltandome el respeto e a intentado clavarme un destornillador en el vientre con mi hijo y amenazandome que no parara hasta matarme a mi y a mi hijo por favor que puedo hacer tenemos mucho miedo por que cumpla lo que dice y el se rie encima por que dice que como tiene 74 años a el ya no le pueden hacer nada por favor que alguien me ayude a mi y ami hijo por que ese loco maniaco no sabemos lo que puede ser capaz de hacer y me he estado informando y me han dicho gente de policia local que como es mi padre no puedo denunciarle eso es verdad y entonces que seguridad tengo yo y mi hijo?
    por favor espero respuesta y que alguien me diga que puedo hacer si quiero ver ami madre por que a ella seguro que tambien la tiene amenazada

    gracias
    una persona desesperada.

  3. Buenas tardes, Mónica.

    Antes de nada, debo decirte que este blog no pretende servir de medio para dar consejo legal, sobre todo y ante todo porque para dar tal tipo de consejo es muy importante que la persona que te asesora conozca a fondo tu problema, para lo que es necesario tener una entrevista personal.

    Dicho esto, voy a intentar responderte, a fin de darte una idea preliminar de lo que puedes hacer. Primero, voy a dar por sentado que resides en alguna parte de España. Si vives en algún otro país, siento tener que decirte que no puedo darte respuesta alguna, puesto que desconozco la legislación de otros países.

    Bien, veamos por donde empiezo. No hagas el más mínimo caso a lo que te han dicho en la policía local. El hecho de que sea tu padre no le quita culpa. Al contrario, en caso de existir responsabilidades penales, el parentesco supone una circunstancia (en este caso) agravante, según el art. 23 CP. En cualquier caso, el hecho de que se trate de tu padre sólo puede tener repercusión en tu determinación a la hora de decidir emprender o no emprender algún tipo de acción legal. Es decir, que puede que te dé reparo actuar contra tu padre. Pero eso es una cuestión estrictamente personal y emocional, no es una cuestión legal.

    En cuanto a las amenazas y agresiones pasadas, si no han sido denunciadas, y no hay testigos de los hechos (es decir, testigos que estén dispuestos a contar lo que han visto), no creo conveniente denunciarlas ahora. Si tuvieras forma de demostrarlas porque existieran testigos creíbles, sí podría convenir la denuncia. Pero no en la policía local, sino en la policía autonómica/nacional, o mejor aún, ante el Juzgado de Guardia.

    En cuanto a las posibles amenazas y agresiones futuras, te recomiendo que adoptes las siguientes medidas. Evita encontrarte con él en la medida de lo posible, y evitarás enfrentamientos. Si tienes intención de visitar a tu madre, procura que sea en su ausencia, o reuníos fuera de la vivienda. Ve siempre acompañada por alguien que pueda defenderte, y servir como testigo ante posibles agresiones o amenazas. En cuanto vuelvas a ser víctima de agresiones o amenazas, DENÚNCIALO INMEDIATAMENTE, no te lo pienses dos veces. No llames a la policía local, llama a la policía autonómica/nacional.

    ¿Qué consigues denunciando? Puedes obtener una orden de alejamiento. No sirve de mucho, pero puede ser útil. Si cuentas con una orden de alejamiento y te encuentras con él en la calle, puedes acudir donde cualquier agente de la autoridad para que le obligue a alejarse la distancia impuesta por el Juzgado. Obviamente, la orden de alejamiento no sirve de escudo contra las agresiones.

    Puedes conseguir que vaya a prisión. El hecho de que tenga 74 años de edad es un obstáculo, pero no un impedimento. Según el art. 92 CP, quien tenga más de 70 años podrá acceder al régimen de libertad condicional, pero para ello es necesario que se encuentre en tercer grado de tratamiento penitenciario, y que se haya observado buena conducta. Hace unos meses una compañera del despacho llevó un tema penal a un señor de más de 70 años, y la petición del fiscal rondaba los cuatro años si no recuerdo mal (una auténtica burrada). Al contactar con el Centro Penitenciario para informarnos acerca del modo de aplicar los artículos que enlazo en caso de que este señor fuera condenado, la respuesta fue que, de primeras, el condenado entra en prisión, hasta que los Servicios Sociales del centro emitan un informe acerca de su situación personal. Es decir, si era condenado, este señor entraría en prisión, y tardaría un tiempo indeterminado en abandonarla, dependiendo de lo rápida que fuera la actuación de los Servicios Sociales. Por suerte para él, mi compañera hizo un excelente trabajo (yo ayudé algo, pero poco), y consiguió evitar su ingreso en prisión.

    En cualquier caso, si la pena es inferior a dos años de prisión y carece de antecedentes, es más que probable que no llegue a ingresar en prisión por suspenderse la ejecución de la pena. Es decir, si este señor es condenado a una pena de menos de dos años de cárcel, no llega a entrar en la cárcel. Pero con una condición: que no vuelva a delinquir en el plazo de suspensión, que será al menos de dos años. Y que cumpla las condiciones que imponga el Juez, que pueden ser, entre otras, la prohibición de acercarse a la víctima.

    Por lo tanto, sí, puede ir a prisión. No es seguro, ni tiene por qué ser por largo tiempo, pero el hecho de que pese sobre sus hombros una “libertad condicional” o una “suspensión de la ejecución de la pena” puede ser motivo disuasorio suficiente.

    Por otra parte, dejando de lado la cuestión penal, es posible que los Servicios Sociales del Ayuntamiento de la localidad en la que residas puedan ayudarte con este problema. En cualquier caso, te recomiendo encarecidamente que consultes con un abogado, y en su caso, en el 016.

    Espero que encuentres solución a tu problema. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge