Cómo obtener doble rendimiento de una subasta

dinero Hace ya bastantes días caí de rebote en Swoopo, una peculiar web de subastas en la que se pueden conseguir cachivaches de todo tipo a precios ridículamente bajos, como por ejemplo una Nintendo Wii un 43% más barata, un Asus EEE PC un 25% más barato, o una PlayStation 3 un 65% más barata. Estos precios escandalosamente atractivos se consiguen gracias al peculiar sistema de puja, que sólo permite mejorar la puja anterior en un céntimo de euro (0,01€) o en diez céntimos (0,10€) dependiendo del artículo. De esta manera el precio crece de manera lenta. La primera vez que visité esta web me pregunté “¿cómo pueden permitirse precios tan bajos?”, y hoy al volver a rebotar en la web me he dado cuenta del truco.

La clave está en que Swoopo no gana dinero con la venta del artículo, ya que siempre termina vendiéndose por debajo del precio de mercado. Sus ganancias provienen de vender derechos de puja o bids. El mecanismo es tan sencillo como lucrativo. El usuario primero debe comprar los bids a razón de 0,50€ cada uno, y entonces ya puede empezar a pujar. Por cada puja consume un bid, de manera que si para adjudicarse un producto uno ha tenido que pujar 20 veces, habrá pagado 10€ en bids, más el precio final del artículo.

No es mal negocio para el que se adjudica una PS3 de 399€ por 108,60€ tras gastarse 30,50€ en bids. Quienes no han hecho tan buen negocio son el resto de pujadores, que han pagado cada puja a medio euro y no se han llevado nada, ni siquiera una palmadita en la espalda. ¿Cuántos habrán sido? Tratándose en este caso de una subasta de 10 céntimos, por cada euro que haya subido desde el precio de salida se habrán realizado 10 pujas, que a razón de 0,50€ por bid, hace un total de 5€ en bids por cada euro que haya subido el precio. El precio final ha sido de 108,60€, así que si partimos de un precio inicial de 10€ (en portada se ven artículos con precios bastante menores) tenemos unos ingresos por bids de 493€ [(108,60 – 10) X 5], a lo que debemos sumar los 108,60€ que pagó el ganador de la subasta. Es decir, por la subasta de un artículo valorado en 399€ se obtienen 601,60€. No es mal negocio, ¿verdad? Si hacemos el mismo cálculo con el Asus EEE 701 nos sale que subastando un artículo de 299€ han ingresado 721,60€ [(128,60 – 10) X 5 + 128,60], más del doble.

La puja puede alcanzar cotas elevadas de ridículo cuando resulta que para conseguir un producto valorado en 1.149€ alguien se gasta 1.436€ en bids, a lo que debe sumar los 255,29€ que alcanza el artículo en la subasta. Tienen el valor de decir que el ahorro es cero, cuando lo cierto es que el ahorro es -542,29€. Sólo un mac-lover podría haber hecho algo así.

Mi consejo: no caigáis en la trampa de Swoopo, salvo que estéis seguros de controlar el mecanismo del juego hasta un nivel suficiente como para saber aprovecharos de la torpeza del resto de pujantes.

Post-edición: He olvidado mencionar que parte de la trampa es hacer creer al usuario que la subasta está a punto de terminar, poniendo una cuenta atrás que indica que faltan escasos minutos, incluso escasos segundos, para el remate. La trampa está en que con cada puja el tiempo restante aumenta en algunos segundos, así que la puja realmente no acaba al transcurrir el tiempo que indica el marcador, sino cuando todos los pujantes se cansan de gastar dinero en pujar sin llegar a nada. Es normal precipitarse al ver un marcador que dice que faltan tres minutos para que termine una puja en la que lo máximo que han ofrecido por un artículo de cientos de euros apenas alcanza unas cuantas decenas de euros; en esas circunstancias tal vez no nos paremos a pensar en el mecanismo del juego, y nos precipitaremos a pujar cuanto antes, para no perder ese supuesto chollo.