Utilizando hidrógeno como vehículo para la energía en una ciudad japonesa

h Leo en ISon21 a través de TheInquirer que la ciudad japonesa de Maebaru será la primera ciudad en el mundo en obtener su energía del hidrógeno. Alrededor de 150 viviendas obtendrán el 60% del abastecimiento eléctrico y el 80% de la energía para la obtención de agua caliente de pilas de combustible de hidrógeno. El citado hidrógeno se obtendrá a partir de gas natural usado como reformador.

La investigación en energías alternativas podría considerarse el gran reto de la Humanidad para el siglo XXI debido a lo cerca que sentimos la crisis energética que provocará antes o después el pico del petróleo, fuente de energía de la que dependemos de manera directa y casi absoluta. No obstante, sería un gravísimo error independizarnos de una fuente de energía a punto de agotarse para encadenarnos a otra que tarde o temprano correrá la misma suerte. El refranero de mi abuela diría que eso es pan para hoy y hambre para mañana. No basta con encontrar fuentes de energía alternativas que nos ayuden a salir del paso, es importante que se trate de energías renovables para asegurar la sostenibilidad del sistema energético futuro.

Y sin embargo en esta noticia estamos hablando de energía obtenida del gas natural, materia de existencias limitadas que se renuevan a un ritmo endiabladamente lento, mucho más despacio de lo que podríamos consumirlas. Depender de yacimientos de gas natural es una idea tan mala como depender de yacimientos de petróleo: ¿qué haremos cuando se acaben? Visto así, parece que esta prueba piloto nos deja más o menos donde estábamos. Con unos cuantos años más de tiempo según sean las reservas de gas natural, pero en el mismo lugar: dependiendo de una fuente de energía no renovable.

¿De qué nos serviría sustituir nuestros coches convencionales por coches eléctricos o aviones de hidrógeno, si la energía que los impulsa es obtenida de una fuente no renovable? Se reducirían las emisiones de CO2, sí, pero tarde o temprano se agotarían las reservas, y estaríamos de nuevo en el punto de partida.

La gran ventaja respecto del petróleo es que aunque en este momento pueda no ser viable independizarnos de esa fuente de energía no renovable, deja una puerta abierta que los vehículos impulsados por combustibles fósiles mantenían cerrada a cal y canto: mañana se desarrollará un modo de obtener ese hidrógeno de fuentes de energía renovables, y habremos ganado nuestra independencia y sostenibilidad energética. Debemos saber que el hidrógeno no sólo se obtiene del gas natural, sino que existe la posibilidad de obtenerlo mediante energía solar, mediante energía eólica o incluso mediante el empleo de bacterias. Es decir, utilizar el hidrógeno como vehículo de energía nos permite abrazarnos a cualquier modo de obtención de energía imaginable.

Este proyecto piloto de ciudad abastecida por pilas de energía de hidrógeno nos acerca un paso más a un sistema energético sostenible, en el que además los medios para la producción de energía estén al alcance de cualquier país. Sostenibilidad y autonomía energética. ¿Verdad que suena bien?