¡Cuánto sabe usted de informática, señor Letrado!

Imaginemos que el sujeto A comparte un ordenador portátil con el sujeto B, y nadie más tiene acceso al mismo. Imaginemos que el sujeto A guarda en ese ordenador portátil una serie de fotografías de carácter íntimo (desnudos incluidos), realizadas con una cámara de fotos. Supongamos que en un momento dado, el sujeto A y el sujeto B deciden dejar de compartir el ordenador portátil. Sigue leyendo