Seis meses para finalizar la instrucción, están de broma

Supongo que quien más quien menos, todos hemos oído algo sobre el tema de la limitación temporal de la Instrucción, pero antes de entrar en la anécdota, os explico un poco de qué va el asunto. Para empezar, un procedimiento penal «normal» se divide en dos partes: la fase de Instrucción (que pueden ser Diligencias Urgentes, Diligencias Previas, o Sumario, según de qué asunto estemos hablando), y el Juicio Oral. La fase de Instrucción es la investigación previa al juicio, que es generalmente la parte más mediática en los asuntos mediáticos, principalmente por su duración, y por el trajín de famosos entrando y saliendo del Juzgado. Por eso si pensáis en jueces mediáticos siempre os vendrán a la cabeza jueces instructores: Garzón, Alaya, Velasco, Ruz… Su trabajo es muy importante, qué duda cabe, de ellos depende que en la investigación de un delito salga la verdad a relucir, y toman decisiones tan importantes como la prisión o libertad provisional de los imputados/investigados. Aunque la verdad es que la decisión más importante no la toman ellos, porque tras la Instrucción se manda el expediente a otro Juzgado, y es éste el que juzga en un pispás y manda a la gente a prisión o a la calle. En los casos que yo llevo este segundo suele ser el Juzgado de lo Penal, aunque en los asuntos que estamos conociendo últimamente en los medios el competente es casi siempre la Audiencia Provincial. Sigue leyendo