Lo bonito de esta profesión es…

Escribo esto para poder leerlo en esos días que estoy de bajón. Sí, soy así de narcisista, cuando estoy de capa caída, me leo a mí mismo. Qué le voy a hacer, si me duele la cara de ser tan guapo… En mi profesión tragas mucha mierda, por el simple hecho de que un muchitantos porciento de la gente que entra por la puerta es para contarte un problema muy gordo, y pedirte que se lo arregles (y si puede ser, baratito), problemas a cuya solución muchas veces terminas dando prioridad sobre los problemas propios. Sigue leyendo