Mañana salimos a por todas / Hoy nos damos contra un muro

El sábado acudía con mi mujer y mi hija a una cita con mi hermana y su familia en la Parte Vieja donostiarra, cuando nos cruzamos con un cliente y su actual pareja. Nos saludamos, intercambiamos algunas palabras, y continuamos cada uno su camino. Le comenté a mi mujer que tenía juicio con él este jueves (es decir, mañana), y me dijo «este chico es majísimo, tienes que ayudarle». En ello estoy, volcadísimo. Sigue leyendo

Más tiempo pendiente del teléfono que trabajando

Mañana martes tenemos un juicio penal, en el que tenemos todas las de perder. Todas las pruebas apuntan a que mi cliente es culpable, y ni el mejor de los abogados conseguiría una pena suficientemente pequeña. Por lo general, cuando la absolución es imposible (como en este caso), el objetivo es mantener la pena por debajo del umbral de los dos años de prisión, ya que si se trata del primer delito cometido por el cliente, es razonable esperar que se le conceda la suspensión de la ejecución de la pena (art. 80 CP), y luego ya sólo es cuestión de que el cliente se porte bien para evitar el ingreso en prisión. Podríamos mantenernos por debajo de este umbral, ya que el Ministerio Fiscal pide en total 21 meses de prisión y 30 días de localización permanente (LP), y la acusación particular tan solo 3 meses más de prisión. Aún declarándonos culpables sin negociación alguna podríamos evitar el ingreso en prisión. Sigue leyendo