La venia y los honorarios del abogado de oficio

Seguro que habéis oído en más de una ocasión la palabra venia, en películas de temática judicial. El significado que todos conoceréis es el de solicitar “permiso” a Su Señoría para hablar en juicio, pero uno de mayor importancia, que supone más que una simple norma de cortesía, es la petición de venia entre abogados cuando el cliente decide cambiar uno por otro.

En redacciones pasadas del Código Deontológico de la Abogacía, cuando Fulanito quería despedir a su abogado Menganito y contratar al abogado Deferito, Deferito debía pedir la venia a Menganito y obtener la misma antes de ponerse a trabajar. Es decir, la venia era una petición de autorización en toda regla, y su concesión podía condicionarse al abono de los honorarios del abogado cesado.

Actualmente la regulación es muy distinta: lo que era una solicitud de autorización se ha convertido en una simple comunicación, un aviso, un “ey, aparta, que ahora me encargo yo”. El abogado cesado no puede condicionar la venia al abono de sus honorarios, ni puede negar la concesión de la venia bajo ningún pretexto. Es más, para poder tomar el control de un asunto, el abogado nuevo sólo necesita acreditar ante el Juzgado que ha solicitado la venia al abogado viejo, y que éste está enterado de la solicitud. No hace falta que responda positivamente. Aunque por cortesía seguimos pidiendo y concediendo la venia, lo cierto es que siendo estrictos no hace falta esperar a la respuesta, basta con recibir el acuse de recibo.

Esto que parece una simple cuestión formal, tiene su razón de ser: es importante que el abogado viejo sepa que ya no pinta nada en esta historia, porque si nadie le da instrucciones en contra, seguirá haciendo su trabajo. Imagina que el abogado viejo y el nuevo presentan cada uno un escrito pidiendo cosas distintas… eso no puede ser. El Juzgado necesita saber que el abogado viejo tiene noticia de que ya no pinta nada.

En el tema de los honorarios el abogado nuevo aún tiene cierto papel: el abogado viejo le pasará la minuta de honorarios por el trabajo hecho hasta entonces, y el abogado nuevo se la pasará al cliente para su abono. Y hasta ahí. El abogado nuevo no tiene por qué realizar labores de cobro para el abogado viejo, ni tiene que esperar al abono de los honorarios del abogado viejo para empezar a trabajar.

Hasta aquí la teoría.

En éstas que me viene Fulanito, y me dice: “me han puesto una denuncia por un delito muy feo, fui sin abogado y me pusieron a Menganito como abogado de oficio para la primera declaración en fase de instrucción, y ahora me gustaría que te encargaras tú de mi defensa”. Como no es la primera vez que me pasa y ya me conozco los problemas que da un cambio de abogado, le explico. En principio el abogado de oficio te sale gratis (le paga el Gobierno Vasco), por eso de la Justicia Gratuita, pero como vas a contratar abogado particular, automáticamente dejas de tener derecho a la Justicia Gratuita, el abogado viejo no cobrará del Gobierno Vasco, y tiene derecho a cobrarte por el trabajo realizado. Supongo que lo único que ha hecho es asistirte en la declaración, así que no debería ser mucho, pero coméntaselo antes de nada. No vaya a ser que entre lo que te cobrará él y lo que te presupuestaré yo, no te salga a cuenta cambiar de abogado. A lo mejor ni te cobra, muchos abogados lo dejan correr en estos casos.

Fulanito me llama al cabo de unos días, diciéndome que ha hablado con Menganito, que no ha puesto pegas, y que no le ha comentado nada de que tenga que pagarle nada. Así que carta blanca. OK. Llamo a Menganito, y le digo que me voy a hacer cargo de la defensa. Me da su dirección de correo electrónico, y le mando la petición de venia por escrito. Cuando me conteste podré personarme en el Juzgado y empezar a tocar un poco las narices.

El jueves a mediodía me contesta, “acuso recibo y luego te contesto”. Si somos estrictos con esto debería bastarme para personarme en el Juzgado, pero no está de más ser más cortés de lo estrictamente necesario, así que decido esperar a su “contestación”, la buena.

Hoy a las 16:13 h. me escribe:

No tengo inconveniente en darte la venia. Ya sabes que suele ser costumbre el pagar lo hecho. No sé qué idea tendrá el interesado. En realidad, únicamente, asistí a la declaración. Pero…

Bueno, ya me dirás.

Leer esto es tan tierno… La mayoría de los abogados tenemos un problema, sabemos defender a nuestros clientes, pero nos da cosita pedir que nos paguen por nuestro trabajo. Ya lo he dicho en alguna ocasión: nos han enseñado a defenderlos, no a exprimirlos. Y así nos va. Y este compañero, en vez de hablar a las claras, y decirle a Fulanito que si va a cambiar de abogado va a tener que pagar X euros por el trabajo hecho, y contestarme a mí que no tiene objeción en concederme la venia, pero que no me olvide de que por su trabajo se le deben abonar X euros… pues eso, dice sin decir, casi disculpándose por pretender cobrar por su trabajo. Hombre, por el bien de mi cliente prefiero que no le cobre, o que le cobre poco, pero lo cierto es que tiene derecho a cobrar por su trabajo. Yo le contesto:

En su momento le comenté a Fulanito que con el cambio de abogado quizás tuviera que abonar algo al anterior (es decir, a ti), y que te preguntara si le ibas a cobrar algo, y cuánto, por lo actuado hasta el momento. Entiendo que ya que ha designado abogado particular, puedes tener derecho a cobrar por la asistencia en el día de guardia. Si me dices a cuánto ascendería tu minuta, puedo comentárselo mañana, que estoy citado con él.

Digo “puedes tener derecho” por si suena la flauta, y dice “es igual, déjalo”. No lo creo, pero bueno. A ver cuánto pide, que aquí el más tonto hace relojes. Los Baremos Orientadores de Honorarios del Consejo Vasco de la Abogacía de 2006 (que NO TIENEN VALIDEZ, SON NULOS, ya lo explicaré algún día) aconsejan un mínimo de 165 euros (+IPC+IVA) en la norma 302.b.1, a ver cuánto se aleja (por más o por menos) de la no-norma.

Post-edición. Me responde que serán 150+IVA. Lo veo razonable.

En Barrapunto, “La venia y los honorarios del abogado de oficio”

2 pensamientos en “La venia y los honorarios del abogado de oficio

  1. Buenas abogado tecnófilo. Tengo un problema con un abogado de oficio que me asignaron cuando lo pedí para encargarse de mi divorcio. La cuestión es que dicho abogado no movió ni un pelo y no pensaba moverlo hasta el dia del juicio y cuando vi que mi mujer me iba a dar por todos lados en el jucio contacté con uno privado. Ahora, el de oficio me reclama sus honorarios (por un trabajo que no ha hecho) y por lo que me dice mi abogado (privado) ya puedo retirar mi dinero del banco porque me lo van a embargar para pagar al jeta que dice haber trabajado. ¿De verdad que esto es legal? ¿Un abogado inutil de oficio sale tan caro? ¿no hay ninguna ley donde ampararse?

  2. ¡Hola, Abel!

    Perdona por tardar tanto en contestarte, no había leído tu mensaje. Como podrás comprobar, no invierto mucho tiempo en este blog, sólo escribo de vez en cuando, si me da por ahí.

    En principio, si el abogado que se te designó de oficio realmente no ha hecho nada, no debería poder cobrarte nada. En esto los abogados no somos distintos a cualquier otro prestador de servicios. Si te reclama en vía judicial (en una jura de cuentas, una petición de monitorio, o una demanda -de juicio verbal u ordinario, dependiendo de la cuantía-), tendrías que oponerte, argumentando eso mismo: que no ha hecho nada por lo que poder cobrar. Él tendrá que justificar el trabajo efectivamente realizado.

    ¿Cuál es la pega?, que tú dices que ese abogado designado de oficio no ha hecho nada de nada, pero si tu segundo abogado te dice que el primero te va a poder cobrar, supongo que será porque sabe o sospecha que el primero algo sí que ha hecho. Si ha hecho algo, por poco que sea, te lo podrá cobrar. Obviamente, por lo que no ha hecho no te podrá cobrar.

    Hablas de un divorcio, y que el abogado no pretendía hacer nada hasta el día del juicio. Antes del juicio, suponiendo que eres demandado,habrá presentado contestación a la demanda. Mejor o peor hecha, pero la habrá presentado, y por eso te querrá cobrar.

    Se me ocurre que podría no haber presentado contestación a la demanda (sin que sea una cagada XXL) si tú hubieras tramitado la solicitud de Justicia Gratuita fuera del plazo de contestación, o que al hacer la solicitud no hubieras solicitado la paralización del plazo para contestar. En tal caso, al abogado le llega el asunto tarde para contestar, así que ya sólo le queda solicitar citación de testigos (si es que aún está a tiempo, que probablemente tampoco) y comparecer a la Vista “en bragas”.

    En tal caso, si no ha llegado a contestar a la demanda, ni a intervenir en la Vista, ¿por qué pretende cobrarme? Probablemente por el tiempo invertido en reunirse contigo y estudiar el asunto.

    A lo mejor me dirás que no llegó a reunirse contigo ni estudiar el asunto. En ese caso estaríamos ante un jeta, y volvería a lo ya mencionado: oponte a su reclamación (si es que estás a tiempo), y que justifique el trabajo realizado.

    Pero claro, sin conocer los detalles, no puedo darte ni quitarte la razón. Obviamente, tu actual abogado sabe mucho más acerca de cómo han sido las cosas. Él te podrá decir mejor que yo qué opciones tienes.

    Post-edición: Después de enviar el comentario para su publicación, acabo de acordarme de un asunto similar que me llegó de rebote. Vino a mi despacho una mujer contando una historia más o menos parecida a la tuya: había contratado una abogada para negociar la liquidación de los gananciales con su exmarido, le había adelantado un dinero a la abogada, dos años después la abogada no había hecho absolutamente nada, y la abogada le estaba reclamando cierta cantidad por el trabajo realizado.

    La cuestión es que esta mujer no había acudido a mi despacho en cuanto había recibido la reclamación, sino tiempo después. La abogada le había reclamado el dinero a través de una petición de monitorio, la cliente no se había opuesto, el Juzgado había dado la razón automáticamente a la abogada (que es lo que ocurre cuando no te opones a un monitorio), y la abogada había pedido la ejecución, esto es, que le embargaran lo que pudieran. Es entonces cuando la mujer vino a mi despacho, cuando ya le decían que le iban a empezar a embargar hasta las muelas. Y me decía eso: que la abogada no había hecho absolutamente nada.

    En el Juzgado se podía arreglar entre poco y nada, porque la mujer me venía tardísimo, así que llamé a la abogada para intentar reconducir el asunto. Le transmití lo que me decía mi cliente: que la abogada no había hecho absolutamente nada. La abogada se indignó, y me envió por e-mail los distintos borradores del acuerdo de liquidación de gananciales que había intercambiado con el abogado del exmarido durante la negociación, que según me decía, finalmente no se llegó a firmar porque su cliente no había querido. El trabajo estaría bien o mal hecho, pero algo de trabajo había. Obviamente, es posible que la abogada no me estuviera contando las cosas exactamente como habían sido (no soy nada corporativista, no me posiciono a favor de la abogada sólo porque compartamos profesión), pero también es obvio que no era cierto lo que me decía la cliente de que la abogada no había hecho nada.

    No estoy diciendo que mi cliente me estuviera mintiendo, más bien pienso que su abogada no había sido capaz de transmitirle el trabajo que estaba realizando. Es un error muy habitual de abogados, hacer el trabajo “en la cocina”, sin dar cuenta al cliente. Y luego pasa que el cliente no es capaz de valorar un trabajo… que no ha visto que se haya hecho. A veces te encuentras abogados muy trabajadores que no son capaces de hacer ver a sus clientes el esfuerzo que están realizando, y también te encuentras abogados “huevones” que, sin embargo, hacen ver a sus clientes que están currando y peleando como fieras. Ya sabes, unos crían la fama y otros cardan la lana.

    No sé cuál es el perfil del abogado que te tocó de oficio, pero a priori no descartaría la posibilidad de que haya realizado trabajo “de cocina” que tú no has llegado a ver, y ahora pretenda cobrártelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge