Me río yo del abogaducho ése y de ti

Una cliente me acaba de mandar un mensaje de audio que le ha mandado su expareja por Whatsapp, en el que entre otras cosas le dice, literalmente, “me río yo del abogaducho ése y de ti”. El abogaducho soy yo. La cliente está indignadísima, pese a que yo le he dicho por activa y por pasiva que no me ofende, que me han llamado cosas mucho peores, y recibir insultos y menosprecios es parte de mi trabajo. No diré que me agrada, pero puedo decir que no me afecta. Y no es la primera vez que un cliente me viene con el cuento, siempre con la misma actitud de indignación.

Lo curioso es la tendencia que tiene el cliente en estos casos a salir en defensa de su abogado, como si le hubieran tocado en lo personal. ¡El defensor defendido!, ¿no resulta poético? No sé si es por una cuestión de empatía abogado/cliente, o más bien por una cuestión de orgullo ante quien cuestiona la elección de profesional que le defienda. Me gusta pensar que es más por lo primero.

En Barrapunto, “Me río yo del abogaducho ése y de ti”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge