Maltrato, amenazas, falso testimonio, ¿quién dice la verdad?

Pues sí, vengo otra vez a hablar de violencia sobre la mujer. Hoy os voy a plantear un caso REAL que tengo ahora mismo entre manos, que no sé cómo terminará.

Antes de entrar en los detalles del asunto, para quien no haya leído nada de lo que he comentado en anteriores ocasiones, voy a enlazar algunas de mis intervenciones, por si sirviera para conocer mi postura acerca del tema:

Bien, dicho esto, vamos con el caso de hoy. Los protagonistas de la historia son Eva y Adán. Ah, y la madre de Adán, a la que llamaremos Gea (por eso de que Adán fue creado a partir de un puñado de tierra). De momento no os voy a decir quién es mi cliente. Los hechos que vienen a continuación (numerados del 1 al 13) son indiscutibles, están perfectamente documentados en el expediente judicial. He omitido todos los detalles que pueden ser objeto de discrepancia para ofrecer una narración aséptica:

  1. 2014/10. Eva denuncia a Adán por un delito de violencia contra la mujer (D1). El Juzgado de Violencia contra la Mujer dicta orden de protección contra Adán y a favor de Eva, de manera cautelar.
  2. 2015/03. La víspera del juicio, vigente la orden de protección que prohíbe a Adán comunicarse con Eva (1), Eva recibe un número elevado de llamadas desde el número de teléfono de Adán.
  3. 2015/03. El día del juicio, ante el Juzgado de lo Penal, Eva se acoge a su derecho a no declarar. La sentencia tardará un añito en dictarse.
  4. 2015. En fecha que no me consta, Eva denuncia a Adán (D2), afirmando que la víspera del juicio había recibido multitud de llamadas de Adán (2), el cual tenía prohibido comunicarse con ella (1), lo cual de ser cierto supondría un delito de quebrantamiento de medida cautelar.
  5. 2016/03. Un año después de celebrado el juicio (3) por el delito de violencia contra la mujer (D1), el Juzgado de lo Penal dicta sentencia por la que se absuelve a Adán del delito de violencia contra la mujer (D1) por ausencia de pruebas.
  6. 2016/05 y 2016/06. Días antes del juicio por el presunto delito de quebrantamiento de medida cautelar (D2), el teléfono de Eva recibe un número elevado de llamadas desde tres números de teléfono que son titularidad de Adán.
  7. 2016/05. Al recibir notificación de la sentencia absolutoria (5) por el delito de violencia contra la mujer (D1), el Juzgado de Violencia acuerda dejar sin efecto la orden de protección que prohibía a Adán contactar con Eva (1). Algunas de las llamadas que ha recibido Eva en el mes de mayo (6) han sido recibidas antes de que la orden de protección se declare sin efecto, aunque después de dictada la sentencia absolutoria (5).
  8. 2016/06. El día del juicio por el delito de quebrantamiento de medida cautelar (D2), Eva acude sin abogado a declarar como testigo-perjudicada, se desdice de su denuncia (4), y cuenta que en ningún momento ha recibido llamadas de Adán, y que no recuerda haber recibido 50 llamadas (2). También declara Gea, la madre de Adán, afirmando haber sido ella la autora de las llamadas al teléfono de Eva que constan en los registros de llamadas de las tres líneas titularidad de Adán.
  9. 2016/06. El Juzgado de lo Penal no cree la versión dada por Eva y por Gea, y dicta Sentencia por la que condena a Adán por un delito de quebrantamiento de medida cautelar (D2) a la pena de seis meses de prisión. Además ordena deducir testimonio de las declaraciones de Eva y Gea (7), por si sus declaraciones como testigos pudieran ser constitutivas de delito.
  10. 2016/07. La abogada de Adán recurre en apelación la sentencia (9) por la que se condena a Adán por un quebrantamiento de medida cautelar (2), y en fecha que desconozco la Audiencia Provincial dicta sentencia por la que revoca la condena por el delito de quebrantamiento de medida cautelar (D2), y absuelve a Adán. Aún no tengo el texto de la sentencia, así que no sé en qué argumentos concretos se basa.
  11. 2016/10. Gea es citada a declarar ante el Juzgado de Instrucción en calidad de investigada por un posible delito de falso testimonio (D3), por haber mentido en juicio (8). Insiste en haber dicho la verdad en juicio, y ser la autora de las llamadas que constan hechas desde el teléfono de Adán, su hijo (2).
  12. 2017/01. Eva es citada a declarar ante el Juzgado de Instrucción en calidad de investigada por un posible delito de falso testimonio (D3), por haber mentido en juicio (8). Declara que mintió en juicio porque Adán le había amenazado (6). El Juzgado de Instrucción acuerda deducir testimonio y remitirlo al Juzgado de Violencia sobre la Mujer.
  13. 2017/02. El Juzgado de Violencia sobre la Mujer incoa diligencias contra Adán por la presunta comisión de un delito (D4) de obstrucción a la Justicia (6) (12), y cita a Eva a declarar en calidad de testigo-perjudicada.

Y a partir de aquí intervengo yo. Eva viene a mi despacho y me dice “por favor, Defero, sálvame el culo, que me he metido en un embolao”. Como es de entender, en juicio tendré que defender la versión de los hechos que más beneficie a mi cliente (y si es la verdad, mucho más fácil será), pero aquí he expuesto los hechos de la manera más neutral que he podido. No quiero manipularos diciendo que mi verdad es La Verdad, y de hecho, por mucho que crea saber lo que realmente ha ocurrido, jamás podré asegurar que lo sé. Además, el procedimiento aún está vivo, así que no puedo hablar en público ni de cuál es mi verdad (la que defenderé en juicio), ni de cuál es la verdad de la cliente (que no tiene por qué coincidir con mi verdad), ni cuál creo que es La Verdad (que no tiene por qué coincidir ni con mi verdad ni con la verdad del cliente, aunque de coincidir facilitaría mucho mi trabajo).

Os voy a poner sobre la mesa dos narraciones teóricas, una en la que Eva es la buena, y otra en la que el bueno es Adán (que no son las únicas narraciones posibles). Gea siempre es la buena, porque tanto si dice la verdad como si miente para proteger a su hijo, moralmente no tengo nada que reprocharle. Yo al menos no, la Ley no sé.

A.- EVA ES LA BUENA

Lo que significa que Adán es el malo, claro. Por lo tanto, los malos tratos denunciados (1) eran ciertos, Adán estuvo llamándole la víspera del primer juicio (2), y el día del juicio (3) Eva terminó callando a causa de lo que Adán le había dicho por teléfono.

Cuando Eva denuncia que Adán le ha estado llamando pese a la orden de protección (4) dice la verdad, pero de poco le sirve denunciarlo, porque vuelve a recibir llamadas (6) amenazantes (12), lo que provoca que Eva se asuste y mienta en juicio (8).

Fijaos en la perversión del hecho: la víctima de malos tratos (1), comunicaciones prohibidas (4) y coacciones para que cambie su testimonio (6) de repente se ve investigada por un delito de falso testimonio (12), por haber mentido en juicio (8) a causa del miedo (6).

Ya tenemos escrito de acusación del Ministerio Fiscal, y pide tanto para Eva como para Gea la imposición de una pena de UN AÑO DE PRISIÓN y una MULTA DE 1.500 EUROS por un delito de falso testimonio del art. 458 CP.

El problema es que Eva renunció a abogado en su momento por no querer problemas, y actuó sin el debido asesoramiento. Tenía dos opciones buenas, y todas las demás son mierda:

  • Acogerse a su derecho a no declarar en el primer juicio (3), y olvidar todo lo demás. Es decir, no denunciar las llamadas (4). Luego tú por tu lado y yo por el mío, y otro maltratador que se sale de rositas porque la víctima se conforma con haber salido de su infierno.
  • No renunciar a abogado en su momento, y sostener la acusación en el primer juicio (3), además de denunciar inmediatamente las llamadas (4).

No se acogió a ninguna de estas opciones, y mira cómo estamos ahora…

B.- ADÁN ES EL BUENO

Lo que significa que Eva es la mala, claro. Por lo tanto, los malos tratos denunciados (1) eran falsos, la víspera del primer juicio Adán no llamó a Eva (2), y si el día del juicio (3) Eva terminó callando fue porque los malos tratos eran falsos.

Cuando Eva denuncia que Adán le ha estado llamando pese a la orden de protección (4) miente, y las nuevas llamadas (6) ni las ha hecho él ni son amenazantes (12), y si Eva cambia de versión en el juicio es para decir ahora la verdad (8), porque le remuerde la conciencia.

Tenemos por lo tanto a un hombre que NO HA HECHO NADA, y sin embargo va a ver su vida arruinada por las mentiras de su ex. Aún no hay escrito de acusación, pero por el delito de obstrucción a la Justicia en este caso le caerá un mínimo de 30 MESES DE PRISIÓN y una MULTA según el art. 464.1.(2) CP, y además el Juzgado de Violencia sobre la Mujer interpreta que también puede haberse cometido un delito de quebrantamiento de medida cautelar del art. 468.2 CP (ya que cuando supuestamente llama a Eva (6) aún no se ha dejado sin efecto la orden de protección (7), pese a haber recaído sentencia absolutoria con anterioridad (5)), lo que supone al menos seis meses más de prisión.

C.- EPÍLOGO

Y ahora que alguien me diga cómo se deshace este entuerto. Es más, que alguien me diga cómo va a computar este asunto en la estadística de denuncias falsas.

Originalmente publicado en Barrapunto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge