(algunos) fiscales no respetan su propio trabajo

Hace unos cuantos meses expliqué cómo algunos fiscales no respetan el trabajo de los abogados, y para ello puse tres ejemplos de tres expedientes reales. El primero de ellos trataba de un robo con fuerza en las cosas en el que se había condenado a mi cliente a un año de prisión, y en respuesta a mi recurso de apelación de 12 folios, el fiscal de turno se opuso basándose en un único argumento estándar, para el que ni siquiera había necesitado revisar el expediente. Sigue leyendo

JustiziaSIP ya incluye avisos por e-mail

Albricias y zapatetas, que JustiziaSIP ya manda avisos de nuevas notificaciones por e-mail. ¿Y qué es eso de JustiziaSIP? Como LexNET (que Draco describió como «la aplicación que a partir del 1 de Enero deben usar los abogados para recibir notificaciones y mandar escritos a los juzgados»), pero con label vasco. En aquel apunte de bitácora de Draco comenté que mi mayor preocupación era, aparte de que la plataforma es lenta, que JustiziaSIP no enviaba notificaciones por e-mail, lo que nos obligaba a entrar preventivamente de manera periódica a una plataforma que cuando no va lenta te pide que actualices Java, y cuando no, simplemente no funciona. Y si se te olvida entrar, te dan por notificado de actuaciones de las que no tienes conocimiento, como citaciones a declaraciones, sentencias y demás. Tema serio, tonterías las justas. Sigue leyendo

Ten cerca a tus amigos, y a tus enemigos (abogados) aún más

En un asunto penal en el que voy de defensa (designado por el Turno de Oficio), hace un par de semanas acudí al Juzgado de Instrucción a asistir a la declaración del denunciante. Como perjudicado, tiene derecho a personarse con abogado que le defienda, pero no obligación. Si no designa abogado, se le tomará declaración sin él, y llevará las riendas de la acusación el Ministerio Fiscal. Sigue leyendo

Putas grapas, putos post-its, putos folios a doble cara

Creo que ya me he quejado de esto alguna vez, pero necesito despotricar. Todo empieza porque me ha tocado escanear un expediente de 173 folios. No es especialmente voluminoso, y la mayoría es paja. El contenido de sustancia se reduce a un atestado policial de 6 u 8 páginas de texto y 10 páginas de informe fotográfico, un historial de antecedentes penales de 12 páginas (a razón de un delito por página, más o menos, casi todos relacionados con delitos contra el patrimonio o contra la seguridad del tráfico), 2 páginas de la declaración de la víctima, 1 página de la declaración del investigado (que se negó a declarar, por recomendación mía), 2 páginas de la declaración de un testigo, y un escrito de acusación de 3 páginas. En total… 8+10+12+2+1+2… 35 páginas de chicha, una quinta parte del total. El resto, como he dicho, paja. Sigue leyendo