Putas grapas, putos post-its, putos folios a doble cara

Creo que ya me he quejado de esto alguna vez, pero necesito despotricar. Todo empieza porque me ha tocado escanear un expediente de 173 folios. No es especialmente voluminoso, y la mayoría es paja. El contenido de sustancia se reduce a un atestado policial de 6 u 8 páginas de texto y 10 páginas de informe fotográfico, un historial de antecedentes penales de 12 páginas (a razón de un delito por página, más o menos, casi todos relacionados con delitos contra el patrimonio o contra la seguridad del tráfico), 2 páginas de la declaración de la víctima, 1 página de la declaración del investigado (que se negó a declarar, por recomendación mía), 2 páginas de la declaración de un testigo, y un escrito de acusación de 3 páginas. En total… 8+10+12+2+1+2… 35 páginas de chicha, una quinta parte del total. El resto, como he dicho, paja.

Bueno, pues me ha costado horrores escanear esos 35 folios, porque para meterlos por la bandeja del escáner he tenido que quitar infinitas grapas. El atestado policial, por ejemplo, contaba con tres juegos de grapas, a distitos niveles (y de distinto calibre). Es decir, si el atestado policial está compuesto por 44 folios (paja incluida), no tiene una grapa que abarca los folios del 1 al 44, sino dos que abarcan del folio 10 al 15, dos que abarcan del folio 5 al 25, y dos más que abarcan del 1 al 44. Este esquema se repite en otras partes del expediente. Hay que realizar toda una tarea de búsqueda de las grapas antes de proceder al escaneado, para evitar atascar la máquina, tarea que por sí misma consume más del 50% del tiempo necesario para escanear el expediente.

Una vez quitadas las grapas, ¿basta con meter el expediente en la bandeja alimentadora y dejar que escanee todo de una tacada? No, amigo, no. El 90% del expediente está imprimido a una sola cara (lo cual me viene bien, porque mi escáner no lee a doble cara), pero hay un 10% que está a doble cara. Ojo, que no es una parte única del expediente, sino que los folios imprimidos a doble cara están diseminados por todo el expediente, por lo que hay que buscarlos, identificarlos y escanearlos uno a uno. Por ejemplo, la declaración del denunciante, en el folio 67, o la del testigo, en el folio 143. Si escaneas todo el expediente sin revisar las “dobles caras”, luego te llevarás la sorpresa de que te falta algo importante.

Esta vez no hay post-its, pero aprovecho para quejarme también, porque otras veces sí que los hay.

Si por mí fuera, prohibiría en el juzgado grapadoras y post-its, y caparía la opción de imprimir a doble cara.

Publicado originalmente en Barrapunto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge