Tour vespertino en Eibar, por cortesía de la Fiscalia

Hoy estoy de guardia de Asistencia Letrada a Menores. Mi guardia originalmente era mañana, pero por motivos de agenda se la cambié a una compañera por la de hoy. Por las particularidades de la Jurisdicción de Menores, la guardia puede ser de la siguiente manera:

  • Sin avisos. Coges el móvil a las 9:30, lo devuelves el día siguiente a la misma hora, y sanseacabó.
  • Con declaraciones en Fiscalía de Menores. Sólo hay una Fiscalía en todo Guipúzcoa, y en caso de haber declaraciones, la víspera suelen mandar un listado de señalamientos al Colegio por fax, de modo que sabes de antemano si va a ser una de estas guardias.
  • Con declaraciones en comisaría. No es muy habitual, por lo general los asuntos se remiten directamente a Fiscalía sin pasar por comisaría. Eso sí, cuando toca, hay una alta probabilidad de que te toque desplazarte, porque al contrario que en la guardia de Asistencia Letrada a adultos, el territorio que abarca tu guardia es todo Guipúzcoa, y no tu Partido Judicial (en mi caso, Donosti). La mayoría de las veces estas guardias suelen tocar en fin de semana, que es cuando los chavales se meten en líos y les pillan con las manos en la masa.
  • Con vista para internamiento cautelar, en caso de asuntos graves. Por ejemplo, un chaval acusado de cometer un homicidio…

Ayer llamé al Colegio para saber si Fiscalía había mandado lista de señalamientos, y me dijeron que no, así que ya había descartado de antemano la segunda opción. Debido a mi actitud (casi) siempre optimista, había descartado la cuarta, que es lo que nunca quieres, así que entre las que quedaban, me había decantado ya por la primera: una guardia tranquilita, de las de pasear el móvil, asegurarse de que tiene batería y cobertura, y sanseacabó.

Llego hoy a las 9:30 a la sede del Colegio en el Paseo Duque de Mandas de Donosti (junto al Palacio de Justicia), y digo, vengo a recoger el móvil de Menores. Me recibe Ana, “uyuyuy, ven que te explique…”. Se me encienden las alarmas. Eso significa que ya hay un aviso, y es un MARRÓN.

Ana – Tienes un aviso para ir a la Comisaría de la Ertzaintza de Eibar.
Yo – ¿Eibar?, ¡no me jodas! Uy, perdón, por el taco.
Ana – No te preocupes, si yo los digo peores. Tienes que ir a las 19:30.
Yo – ¿A LAS 19:30? ¿ESTAMOS LOCOS?
Ana – El aviso era para ayer, pero como la compañera que estaba de guardia no podía ir porque tuvo trabajo en el Juzgado de Menores y terminó a las 20:00, la han cambiado a hoy. De todos modos, llama a comisaría para confirmar, no sea que vayas hasta allí, los padres del chaval no se presenten, y hayas hecho el viaje en balde.
Yo – Vale, gracias… ya os contaré mañana… ay, yo que había empezado el día con energía…

Llamo a comisaría. Un agente muy amable me dice que los detalles los conocen los del turno de tarde, que llame a partir de las 14:00. No obstante, me cuenta lo que sabe: que se trata de una chiquillada, que está en Diligencias Preliminares, es decir, el asunto ya ha pasado por Fiscalía, aún no se ha decidido abrir Expediente de Reforma, y es probable que se archive, porque a los chavales (que son dos) ya se les ha castigado por parte de sus padres y del centro escolar. Que Fiscalía ha pedido que se les tome declaración, no sabe bien para qué, y en vez de citarlos a declarar en la propia Fiscalía (en Donosti), que es lo habitual, por el motivo que sea ha pedido que sea la Ertzaintza la que les tome declaración en Eibar. Me deja caer que a lo mejor no es necesario que yo esté presente, porque ya estarán presentes los padres de los chavales. Pues eso estaría muy bien, porque no me apetece andar con el coche arriba y abajo a esas horas, aunque no me cuadra eso de que no sea necesaria la presencia de abogado.

Me paso por Fiscalía para que me confirmen si es estrictamente necesario que el abogado esté presente, y en caso de serlo, si me pueden facilitar los datos de contacto de los padres para hablar con ellos antes. No me gustaría ir hasta Eibar, y encontrarme con que se presentan con abogado de designación particular, para eso me quedo quieto.

Me atiende una funcionaria muy maja, que me pide que espere mientras lo comenta con la fiscal (que no sé cuál es, pero tengo mis sospechas). Vuelve con dos malas noticias. La primera, que tiene que asistirles abogado sí o sí. La segunda, que por protección de datos no puede facilitarme los datos del menor ni de sus padres. Ni teléfono, ni nombre, ni nada. Si estuviera designado en la causa, tal vez, pero no estoy designado, sólo tengo un aviso por SMS estando de guardia. Es más, dudo MUCHISÍSIMO que me permitieran personarme en una causa que aún está en Diligencias Preliminares. Una vez me echaron bronca por hacer fotos con el móvil a un expediente, porque como aún estábamos en Diligencias Preliminares, ni siquiera se sabía si el procedimiento iba a seguir adelante, con lo que no se sabía si se me iba a designar para el caso.

Pues nada, salvo que a las 14:00h en comisaría me den más información por teléfono, me temo que nada me libra de visitar Eibar esta tarde/noche. Por cortesía de Fiscalía.

Y con ésta ya van cuatro las ocasiones en las que me quejo de Fiscalía en menos de un año. En noviembre me quejé de que algunos fiscales no respetan el trabajo de los abogados, en julio me quejé de que algunos no respetan ni su propio trabajo, y la semana pasada me quejé de que las cosas podrían ser más ágiles en Fiscalía. Como conté en ese último texto, el viernes tengo que verme con una fiscal de Menores, espero que no me dé anécdotas para un nuevo texto, o esto terminará pareciendo una fijación personal.

ACTUALIZACIÓN 14/09/2017, 10:13. A las 14:10 llamé a comisaría, y me confirmaron que los padres estaban avisados, y habían confirmado que acudirían. Me facilitaron los teléfonos de las madres, y me puse en contacto con ellas. Me explicaron los detalles del asunto, y llegué a la conclusión de que muy probablemente Fiscalía quiere archivar el expediente, pero antes de archivarlo necesita tomar declaración a los menores. Para no hacerles ir desde Eibar hasta Donosti (que es lo habitual, por mi experiencia), manda a la Ertzaintza tomarles declaración allí, en Eibar. No sé si es que no le importa obligar al abogado a desplazarse hasta Eibar, o es que no es conocedora de que la guardia de Menores es de nivel provincial, y es altamente improbable que le toque guardia a un abogado de Eibar o alrededores. No tengo datos estadísticos, pero partiendo del hecho de que la gran mayoría de actuaciones en la Jurisdicción de Menores se realizan en el Partido Judicial de Donostia – San Sebastián (que es donde tienen su sede tanto la Fiscalía como el Juzgado de Menores, aparte de ser el partido judicial con mayor población de todo Guipúzcoa), doy por hecho que la inmensa mayoría de abogados adscritos al Turno de Menores tienen despacho (y probablemente también residencia) dentro de dicho partido judicial, o en localidades limítrofes.

Total, que allí que me fui, escuchando la radio del coche, sin prisa pero sin pausa, a un trámite insustancial, en el que la presencia del abogado es una necesidad meramente formal. El trato en la comisaría fue, más que correcto, agradable. En la entrada me recibieron con una sonrisa, el agente que tomó declaración a los chavales fue súper amable, le pareció obvio responderme que sí cuando le pregunté si me daría copia de la declaración a la que iba a asistir (puedo dar fe de que no a todos sus compañeros les parece obvio)… incluso le explicó al chaval qué tiene que hacer para llegar a ser ertzaina cuando éste preguntó si esto le iba a dejar algún tipo de antecedente penal que a futuro le impidiera, por ejemplo, hacer oposiciones para ello. Los chavales, buena gente que se ha metido en líos (pequeños, pero líos al fin y al cabo) por una mala decisión, y los padres, gente preocupada por sus hijos, pero con la cabeza sobre los hombros, sabiendo que es importante que respondan por sus actos. Además eran euskaldunes, así que tuve oportunidad de poner a prueba mi capacidad de entender el euskalki (dialecto del euskara) de Eibar, que es muy peculiar. Por no hablar de sentirme un poco más republicano.

Cuento esto último por sacar algo de provecho a un par de horas en coche, porque si digo que fui hasta allí sólo para poder firmar el acta de la declaración, como que queda feo.

Publicado originalmente en Barrapunto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge