Los abogados son de letras, y el tuerto es el rey

La biblioteca del Colegio de Abogados da para muchas anécdotas relacionadas con la impericia de los abogados con cosas de tecnología, y hoy vengo con otra.

Ayer tenía una declaración en Instrucción a las 10:15h, lo que me partía la mañana. No me salía a cuenta ir al despacho a primera hora para tener que salir casi de inmediato, así que iría directamente al Juzgado. Y como estas cosas son de las que no sabes cuándo terminan, tampoco me compensaba volver luego al despacho. Así que decidí trabajar desde la biblioteca del Colegio de Abogados, que está (literalmente) a tiro de piedra del Juzgado, llevando para ello mi nuevo portátil, de cuya adquisición no paro de congratularme.

Estoy yo tranquilamente trabajando en un recurso de apelación (que he presentado hoy), cuando un compañero, llamémosle Ignacio, más o menos de mi edad, se sienta en el puesto que hay frente a mí, con la idea de usar uno de los PCs de la biblioteca. Por lo visto se dispone a tramitar una solicitud de nacionalidad telemática para un cliente (que se sienta a su lado, un señor muy educado). Escanea la documentación, la guarda en un pendrive, se pone a introducir los datos… hasta que llega a lo que él interpreta como un paso infranqueable:

“Manda narices, me dice que el nombre del archivo sólo puede incluir letras y números, pero la ruta tiene que incluir E:\, así que no puedo continuar”

Yo pienso, “no puede ser”, y me acerco por si puedo echar una mano.

YO – El aviso se refiere al nombre del archivo, no de la ruta en la que se aloje, así que no creo que tengas pegas, prueba a continuar.
IG – Voy a probar… ¿Ves?, da error.
YO – Hmmm… el mensaje de error dice que no admite espacios, prueba a quitar el espacio en el nombre del archivo. Por problemas como éste yo siempre uso guiones en vez de espacios en los nombres de archivo.
IG – A ver que pruebe… ¡nada, vuelve a fallar!
YO – Ay, espera, que los guiones entran dentro de los signos no admitidos… prueba a quitar también el guión.

Y aquí vuelvo a mi puesto, a seguir redactando mi recurso de apelación. Al rato le pregunto si ha conseguido tramitar la solicitud, y me dice que no puede, porque por lo visto hay que subir cada documento como un archivo independiente, y él ha escaneado toda la documentación a la vez, en un único archivo PDF. Y pregunta, “¿cómo se hace para separar un PDF en varios archivos?”.

Buena pregunta. Hasta Windows 7, que es la última versión de Windows que he usado lo suficiente como para decir que sé usarlo, no se incluye soporte de serie para PDF, y creo (no lo puedo asegurar) que Windows 8 y 10 no incluyen herramientas para manipular PDF. Los PCs de la biblioteca del Colegio usan, si no me equivoco, Windows10, así que en principio no creo que pueda hacer lo que pretende en ese PC. Y de poderse hacer, no sé cómo. Se me pasa por la cabeza acercarme de nuevo al PC a ver si dispone de alguna herramienta de manipulación de PDF instalada, o preguntarle a Eduardo, el bibliotecario, pero no recuerdo que sea así, así que tiro por lo más fácil: “pásame el archivo y yo te lo divido”. Me lo pasa en un pendrive, y mediante un widget de Cinnamon llamado PDF Manager, troceo el archivo en tantos trozos como me indica. Mientras realizo la tarea mecánica, le comento que para MS Windows yo uso dos programas, PDF Creator y PDF TK Builder, que ya le pasaré los enlaces por e-mail.

Mientras estoy en ello, varios curiosos se acercan a ver qué estamos haciendo. Ignacio les explica, “voy a tramitar la nacionalidad de manera telemática, que ahora se hace así”, y otro compañero comenta, “ah, y hay que meter los archivos ahí…”. Yo le corrijo, “no, no, si aquí sólo estoy preparando la documentación, tramitar la solicitud viene después”. Asiente, y se queda pululando alrededor, con la sana intención de aprender algo.

Y viene el comentario que me mata, “jo, pues ya me dirás tu nombre, porque si Ignacio, que es un crack de esto de los ordenadores, necesita que le ayudes tú, seguro que controlas bastante, y siempre viene bien para preguntar estas cosillas”. ¡DEFCON 1, DEFCON 1! ¡Riesgo de pringar, lo que digas ahora te puede traer muchos problemas! Y bien o mal, reacciono: “soy Daniel, Daniel Martínez, pero no soy informático ni nada de eso, simplemente le estoy diciendo cómo separar un PDF, nada más”.

Espero no haberla liado.

Al menos Ignacio me debe un café. Eso entre abogados puede ser muy importante.

El recurso de apelación bien, gracias. Lo he terminado hoy, y creo que me ha quedado bastante bien. Hasta yo me creo lo que he escrito…

Publicado originalmente en Barrapunto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge