Alojado en DreamHost

Esta bitácora se aloja en DreamHost, una empresa fundada en 1997 que ofrece servicios de calidad a un precio más que competitivo. Para que te hagas una idea, contratando el alojamiento básico por un año, pago 119,40 dólares (69,40 dólares con el descuento de 50 dólares) por todo esto:

  • Espacio en disco y transferencia ILIMITADOS
  • Dominio gratuito, con la posibilidad de alojar varios dominios independientes en una sola cuenta (por 9,95 dólares cada dominio adicional), y subdominios gratuitos ilimitados.
  • Bases de datos MySQL ilimitadas
  • Cuentas de correo ILIMITADAS, con acceso POP/SMTP e IMAP, filtro anti-spam
  • Estadísticas de acceso diario
  • Instalación en un click de varios CMS, como WordPress, phpBB, Joomla
  • Acceso FTP, DNS personalizados, acceso a tareas Crontab, CVS, SSH, servidor Jabber, PHP, Perl, Python, Ruby on Rails
  • Un excelente panel de control

En resumen, todo lo que puedo necesitar y mucho más, con la seguridad de que no se trata de revendedores, sino que DreamHost cuenta con su propia flota de servidores gestionada de manera directa, sin intermediarios, de manera eficiente y transparente, con un servicio técnico de primera.

¿Es DreamHost para ti?

Si tienes intención de alojar una pequeña web para uso doméstico, DreamHost no es para ti, te viene demasiado grande. Por supuesto, aunque las características del alojamiento sean de vértigo, una web pequeña y sencilla podría funcionar a la perfección. El motivo no es técnico, sino económico: estarías pagando por un servicio sobredimensionado, algo que no necesitas. Si eres de pretensiones modestas, tal vez prefieras probar con uno de los muchos alojamientos gratuitos que existen en la Red, o incluso probar con un alojamiento de pago más sencillo.

¿Cuándo te interesará optar por DreamHost?

  • Cuando quieras alojar un proyecto mediano o grande, o incluso uno pequeño con expectativas de crecimiento a corto o medio plazo.
  • Cuando quieras alojar varias webs. Por ejemplo, si te dedicas al diseño web podrías ofrecer a tus clientes un servicio profesional de alojamiento a un coste muy competitivo y con un interesante margen de beneficios, ya que cada nueva web alojada no supone pagar más por el alojamiento, te bastaría con pagar 9,95 dólares más por el nuevo dominio.
  • Cuando quieras alojar una web seria o profesional, aunque sea pequeña. Por muy pequeña que sea una empresa y simple que sea su web, no puede permitirse el lujo de que ésta funcione a medias tres días a la semana, ni puede permitirse que el correo electrónico pinche durante diez horas, o que el buzón se sature en cuanto le envíen un par de mensajes con archivos adjuntos más grandes de lo normal.
  • Cuando conozcas a varias personas con ganas de montar cada uno su propia web personal y dispuestas a compartir alojamiento. Recuerda que un mismo plan de alojamiento puedes albergar todos los dominios que quieras, y puedes configurar varios usuarios, de manera que cada uno tenga acceso a sus archivos, a su base de datos… Entre cinco personas pagaríais 119,40 dólares por el alojamiento y un dominio, y 39,80 dólares por otros cuatro dominios más, lo que hace un total de 159,20 dólares, a 31,84 dólares por cabeza. Aún dividiendo el espacio en disco y el ancho de banda entre cinco, sigue siendo una barbardidad lo que te ofrecen. No encontrarás un alojamiento de estas características por este precio.
  • Cuando quieras presumir de alojamiento. Como decía mi abuela, “ande o no ande, burro grande”. 😛

En mi caso opté por DreamHost porque anteriormente había contratado un alojamiento barato en España, que resultó ser revendedor de una empresa alemana, y aunque el servicio a priori no estaba mal, a la larga todo eran problemas (fallos del servidor, configuraciones restrictivas, asistencia técnica demasiado lenta…), así que opté por contratar algo más serio. Además tenía interés por alojar más de una web, y con mi anterior proveedor eso me suponía tener que contratar un plan completo por cada una. Con DreamHost he montado Obiter Dicta porque, total, sólo me ha costado 9,95 dólares más (lo que cuesta un dominio). Y ahora estoy planteándome la posibilidad de alojar la web de unos amigos, que tienen algunos problemas con su proveedor.

Cómo ahorrar dinero al contratar el alojamiento en DreamHost

Los señores de DreamHost no son nuevos en la Red, y saben perfectamente que, curiosamente, el tradicional “boca a boca” es muy poderoso en un medio tan moderno como lo es Internet. Para triunfar no basta con ofrecer un servicio de calidad, además es necesario que tus clientes hablen bien de ti, es importante que tus mejores embajadores sean tus satisfechos clientes. Y si les das algún aliciente para que se animen a contar lo bien que les va, no lo dudarán ni un momento.

Por eso en DreamHost cualquier usuario tiene la posibilidad de ofrecer a otro un descuento en su factura de hasta 50 dólares. Piénsalo bien, estudia las ventajas del servicio… y si te convence, ¡a qué esperas, contrátalo! Tienes 97 días para probar el servicio, y si en ese plazo no te convence, te devuelven tu dinero (salvo el coste del dominio).

Ahora que ya tienes tu nuevo alojamiento, sólo me resta desearte suerte con tu(s) web(s), y recomendarte que visites el Wiki de DreamHost para resolver cualquier duda que puedas tener acerca del funcionamiento del servicio. ¡Ah!, y no te pierdas su blog. .